Blog

Sombras unió a estudiantes y profesionales de Ultramar y Banco Falabella

Cómo es el ambiente de trabajo y cómo es el día a día de un profesional es lo que se llevan los estudiantes que participaron en este programa, además de muchos consejos y, por sobre todo, una linda experiencia que les sirve para orientar su futuro laboral.

“Sombras” es un programa de Voluntariado Corporativo que Fundación Trascender ha implementado hace siete años en la empresa Ultramar y desde 2017 en Banco Falabella. Consiste en que alumnos de sus últimos años de enseñanza media acompañan durante media jornada a un colaborador de la organización, de diferentes áreas, convirtiéndose prácticamente en su sombra.

“Los acompañan durante un día normal de trabajo, se sientan al lado en su escritorio o incluso participan en reuniones. El estudiante puede ver cómo es el trabajo de un abogado, un ingeniero o un psicólogo laboral, cómo es su día a día, aprovechando de hacerles preguntas e intercambiando experiencias. Es una enriquecedora jornada para ambos, porque el profesional puede aconsejar, desde su experiencia, al joven estudiante sobre su futuro laboral”, explica Vicente Gerlach, director ejecutivo de Fundación Trascender.

Los colegios participantes en ambos programas de voluntariado pertenecen a la Red de Colegios SIP, comunidad que administra establecimientos para más de 20 alumnos de sectores socioeconómicamente vulnerables.

Estudiantes en Banco Falabella 

En Banco Falabella participaron 20 alumnos del colegio Rosa Elvira Matte, de Lo Espejo. En la oportunidad, se hizo un match de las profesiones de los colaboradores con los intereses de los estudiantes de enseñanza media, quienes durante la jornada tuvieron que responder preguntas sobre las profesiones y presentarla a sus voluntarios. La jornada se cerró con consejos de los voluntarios a los estudiantes, quienes están en sus últimos años de colegio.

Franco es alumno de Segundo Medio y para él fue una experiencia “demasiado buena, porque uno piensa que un banco sólo manejan plata, pero me di cuenta de que es totalmente distinto, porque todos colaboran y eso me gustó mucho. Mi voluntario, que era Cristóbal, me dijo que le gustaba mucho el ambiente, que todos eran muy buena onda”.

A Juliana Quintana, también de Segundo Medio, le pareció muy interesante, ya que aprendió sobre seguros. También se dio cuenta de que si una persona quiere lograr algo, tiene que luchar por aquello y esforzarse cada día, cumpliendo cada meta.

En Ultramar

En Ultramar fueron 12 alumnos de los colegios Claudio Matte, de La Granja, y José Joaquín Prieto, de La Pintana. En ambos, participaron 14 colaboradores de la empresa.

Grupo Ultramar lleva siete años recibiendo a estudiantes

Camila y Jennifer, alumnas de Tercero Medio, comentan que para ellas fue muy importante aprender cosas que no se enseñan en el colegio, por ejemplo, cómo es el ambiente de trabajo, cómo es el día a día real, entre varios otros aspectos. “Veníamos a lo desconocido. Sabíamos que estaríamos todo el día con una persona, pero pensamos que nos tendrían para los mandados”, dice Camila. Por su parte, Jennifer comenta que no pensaba que los voluntarios serían tan simpáticos y que les explicarían todas las inquietudes. “Fue súper bueno, porque nos hicieron partícipes de sus actividades y los pasamos muy bien”, agrega.

Francisco Godoy trabaja en el área legal del holding Ultramar y ésta fue su segunda experiencia en el programa Sombras. El profesional comenta que ambas fueron bonitas, ya que aprende mucho en estas jornadas, donde escucha historias, problemas, sueños y donde él puede ayudar a que ellos los cumplan y se desarrollen como personas. “Hoy me ocurrió una anécdota muy especial. Mi sombra es un deportista y quiere ingresar a la selección nacional de rugby, pero nunca quiere dejar de estudiar. Esto me llamó mucho la atención, su perspectiva a largo plazo es muy buena”, comenta.

Este abogado quiso participar en Sombras para tratar de influir un poco en la sociedad. Al respecto dice: “Son personas que necesitan un empujoncito para que tomen decisiones y no sólo se dediquen a trabajar, sino que también a estudiar”.

Trevor, de Tercero Medio del Colegio José Joaquín Prieto, de La Pintana, fue uno de los alumnos de Francisco y comentó que la experiencia fue muy gratificante. “Aprendimos que hay distintos tipos de abogados y que no todos hacen lo mismo. Me encuentro con que se hacen cargo de empresas, de qué camino tomar y cuál no en ámbitos legales. Todo esto fue muy interesante”, dijo con entusiasmo.

Ultramar

 

Banco Falabella

 

Escrito por

Mónica Solis

Fecha

1 Febrero, 2018

Compartir